Cucaracha

CUCARACHAPEDIA » Cucarachas. Enciclopedia Ilustrada

Cucarachas Las cucarachas son insectos del orden Blattodea, donde tambi n se incluyen las termitas. Alrededor de 30 especies de cucarachas de 4. 600 que han sido identificadas, se encuentran en los h bitats humanos y cerca de cuatro especies son conocidas como plagas. Las cucarachas son un grupo antiguo de animales que se remonta al menos hasta el periodo Carbon fero, hace unos 320 millones de a os. Esos primeros antepasados sin embargo, carec an de los ovipositores internos que tienen las cucarachas modernas. Las cucarachas son insectos con adaptaciones especiales, como las partes de la boca especializadas en la succi n, tienen un aparato bucal para mascar y son probablemente uno de los insectos ne pteros vivos m s primitivas que existen. Son insectos comunes y resistentes que pueden tolerar una amplia gama de entornos, ya sea el fr o rtico o el calor tropical. Las cucarachas tropicales son a menudo mucho m s grandes que las especies que habitan en las zonas templadas y contrariamente a la opini n popular, los parientes extintos de las cucarachas no eran tan grandes como las especies modernas m s grandes tales como roachoids, los Archimylacris del Carbon fero y los apthoroblattina del P rmico. Algunas especies gregarias, como la cucaracha alemana, tienen una estructura social compleja que involucra compartir vivienda, tener dependencia social, transferir informaci n y reconocer a sus parientes. Las cucarachas han estado presentes en la cultura humana desde la antig edad. Se representan popularmente como plagas sucias, aunque la gran mayor a de las especies son inofensivas y viven en una amplia gama de h bitats en todo el mundo. Taxonom a y evoluci n. Cucarachas de hace unos 40 a 50 millones de a o han sido encontradas en mbar b ltico que datan del Eoceno. Las cucarachas son miembros del orden Blattodea que incluye tambi n a las termitas, un grupo de insectos que antes se consideraba independiente de las cucarachas. Actualmente, hay 4. 600 especies descritas y m s de 460 g neros en todo el mundo. El nombre cient fico de la cucaracha se deriva del lat n Blatta que significa “cucaracha” y del griego eides “que tiene aspecto de”. Hist ricamente, el nombre Blattaria se utiliz en gran medida de forma intercambiable con el nombre Blattodea, pero, como que el antiguo nombre se utiliza para referirse nicamente a “verdaderas” cucarachas, este ltimo t rmino tambi n incluye las termitas. El cat logo actual de las especies de cucarachas del mundo utiliza el nombre Blattodea para este grupo. Otro nombre, Blattoptera, tambi n se utiliza en ocasiones. Los primeros f siles de cucarachas similares (blattoptera) son del periodo Carbon fero, hace 320 millones de a os, al igual que algunos los f siles de ninfas roachoid. Desde el siglo XIX, de acuerdo con una hip tesis, los cient ficos cre an que las cucarachas eran parte de un antiguo grupo de insectos que tuvo un origen en el Dev nico. Los f siles roachoids que vivieron durante ese tiempo difieren de las cucarachas modernas ya que ten an ovipositores externos largos y algunos estudios demostraron que son los antepasados de las mantis y de las blattodea modernas. Como el cuerpo, alas posteriores y piezas bucales no son encontrados con frecuencia en los f siles, la relaci n de estos roachoids y las cucarachas modernas est en discusi n. Los primeros f siles de cucarachas modernas con ovipositores internos aparecieron en el Cret cico. Un an lisis filogen tico reciente sugiere que las cucarachas se originaron por lo menos en el Jur sico. Las termitas fueron consideradas previamente como una orden Isoptera separada de las cucarachas. Sin embargo, la evidencia gen tica reciente sugiere que evolucionaron directamente de verdaderas cucarachas y muchos especialistas las colocan en la misma familia. Esta evidencia apoya una hip tesis sugerida en 1934 que plantea que las termitas est n estrechamente relacionadas con las cucarachas xil fagas (g nero Cryptocercus). Esta hip tesis se bas originalmente en la similitud de los flagelados intestinales simbi ticos de las termitas consideradas como f siles vivientes y las cucarachas de la madera. Se tuvo en cuenta las caracter sticas morfol gicas similares entre algunas termitas y ninfas de cucarachas. Las similitudes entre estas cucarachas y las termitas hicieron que algunos cient ficos reclasificaran a las termitas como una sola familia, Termitidae, dentro del orden Blattodea. Otros cient ficos han adoptado un enfoque m s conservador, proponiendo retener a las termitas como Termitidae, un epifamily dentro del orden. Esta medida conserva la clasificaci n de las termitas a nivel de familia. Descripci n. La mayor a de las especies de cucarachas son aproximadamente del tama o de una u a, pero hay varias especies m s grandes. La cucaracha m s pesada del mundo se encuentra en Australia y es la cucaracha cavadora gigante o cucaracha rinoceronte (Macropanesthia rhinoceros), que puede alcanzar los 9 cm (3,5 pulgadas) de longitud y pesar m s de 30 g (1,1 oz). Es comparable en tama o con la cucaracha gigante de Am rica Central Blaberus giganteus, que crece hasta una longitud similar. La especie de cucaracha m s larga es la Megaloblatta longipennis, que puede alcanzar 97 mm (3,8 pulg) de largo y 45 mm (1,8 pulgadas) de ancho. Una especie de Centro y Sudam rica, Megaloblatta blaberoides, tiene la marca mundial para mayor envergadura y puede alcanzar hasta 185 mm (7,3 pulgadas). Las cucarachas son insectos generalizados con algunas adaptaciones especiales y pueden estar entre los insectos Neur pteros con vida m s primitivos. Tienen una cabeza relativamente peque a y un cuerpo ancho, aplanado y la mayor a de las especies son de color marr n rojizo a marr n oscuro. Tienen grandes ojos compuestos, dos ocelos y antenas largas y flexibles. Las piezas bucales est n en la parte inferior de la cabeza e incluyen mand bulas de mascar generalizadas, gl ndulas salivales y diversos receptores t ctiles y gustativos. El cuerpo se divide en un t rax de tres segmentos y un abdomen de diez segmentado. La superficie externa tiene un exoesqueleto duro que contiene carbonato de calcio y protege los rganos internos y proporciona la adhesi n a los m sculos. Est recubierto con cera para repeler el agua. Las alas est n unidas al segundo y tercer segmento tor cico. El primer par de alas son fuertes y le brindan protecci n, ya que hacen funci n de escudo en la parte superior de las alas posteriores membranosas que se utilizan en el vuelo. Las cuatro alas tienen ramificaciones de venas longitudinales y m ltiples venas cruzadas. Los tres pares de patas son robustos, con una gran coxa y cinco garras cada una que est n asociadas a cada uno de los tres segmentos tor cicos. Las patas delanteras son las m s cortas y las patas traseras las m s largas, lo que le proporciona la potencia propulsora cuando corre. Los aguijones en las patas se consideran que son sensoriales, pero las observaciones realizadas al insecto cuando camina en la arena han demostrado que le ayudan en el proceso de locomoci n en terrenos dif ciles. Las estructuras de las cucarachas han inspirado a los cient ficos para crear piernas rob ticas. El abdomen tiene diez segmentos, cada uno con un par de espir culos que le permite respirar. Los machos tienen un edeago a trav s del cual secretan los espermatozoides durante la copulaci n y las hembras espermatecas para almacenar el esperma y un ovipositor a trav s del cual depositan la ooteca.   Distribuci n y h bitat. Las cucarachas son abundantes en todo el mundo y viven en una amplia gama de entornos, especialmente en las zonas tropicales y subtropicales. Las cucarachas pueden soportar temperaturas extremadamente fr as, lo que les permite vivir en el rtico. Algunas especies son capaces de sobrevivir en temperaturas de -188 ° F (-122 ° C) ya que fabrican un anticongelante hecho de glicerol. En Am rica del Norte, 50 especies separadas en cinco familias se encuentran en todo el continente y 450 especies se encuentran en Australia. S lo unas cuatro especies con amplia distribuci n se consideran com nmente como plagas. Muchas cucarachas viven en la hojarasca, entre los tallos de la vegetaci n enmara ada, en madera en descomposici n, en huecos de troncos, en las cavidades debajo de la corteza, bajo montones de le os y entre los escombros. Algunas viven en regiones ridas y han desarrollado mecanismos para sobrevivir sin tener acceso a fuentes de agua. Otros son acu ticos y viven cerca de la superficie de los cuerpos de agua, incluyendo la bromelia fitotelmata. La mayor a de las cucarachas respiran porque perforan la superficie del agua con la punta del abdomen que act a como un tubo, pero otras llevan una burbuja de aire bajo su escudo tor cico cuando se sumergen. Hay cucarachas que viven en el dosel del bosque, lugar en el que se puede encontrar los principales tipos de invertebrados. En este sitio e pueden ocultar durante el d a en grietas, entre las hojas muertas, en nidos de p jaros e insectos o entre las epifitas, emergiendo durante la noche para alimentarse. Comportamiento. Las cucarachas son insectos sociales; un gran n mero de especies son gregarias o viven en grandes grupos donde desempe an cuidado parental a los inviduos m s peque o. Se pensaba que las cucarachas se agrupaban porque estaban reaccionando a las se ales ambientales, pero en la actualidad se cree que las feromonas est n involucradas en estos comportamientos. Algunas especies segregan feromonas en sus heces con simbiontes microbianos que est n relacionados con el intestino, mientras que otras utilizan gl ndulas situadas en sus mand bulas. Las feromonas producidas por la cut cula pueden permitir que las cucarachas distingan entre diferentes poblaciones de cucaracha por el olor. Los comportamientos implicados s lo han sido estudiados en algunas especies, por ejemplo: las cucarachas alemanas dejan rastros fecales con un gradiente de olor que pueden identificar sus parientes. Otras cucarachas siguen estas rutas para descubrir las fuentes de alimentos y agua y donde se esconden otras cucarachas. Por lo tanto, las cucarachas tienen un comportamiento emergente en el que un grupo o enjambre es capaz de mantenerse unido, diferenci ndolas de un simple grupo de individuos con un conjunto de interacciones individuales. Los ritmos diarios tambi n pueden ser regulados por una compleja serie de controles hormonales de los cuales s lo un peque o subconjunto se ha entendido. En un estudio realizado, el papel de una de estas prote nas de dispersi n del pigmento del factor (PDF) fue aislado y se encontr que es un mediador clave en los ritmos circadianos de la cucaracha. Las especies de plagas se adaptan f cilmente a una gran variedad de entornos, pero prefieren las condiciones de calor que se encuentran en las edificaciones. Muchas especies tropicales prefieren ambientes incluso m s c lidos. Las cucarachas son principalmente nocturnas y huyen cuando se exponen a la luz. Una excepci n a esto es la cucaracha asi tica, que vuela principalmente por la noche, pero se siente atra da por superficies muy iluminadas y los colores p lidos. Toma de decisiones colectiva. Las cucarachas gregarias muestran una toma de decisiones colectiva a la hora de elegir las fuentes de alimentos. Cuando un n mero suficiente de individuos (un qu rum) se aprovecha de una fuente de alimento, estas se ales son emitidas a las cucarachas reci n llegadas para que permanezcan all por m s tiempo en lugar de salir a buscar en otro lugar. Otros modelos matem ticos han sido desarrollados para explicar la din mica de agregaci n y el reconocimiento de la misma especie. La toma de decisiones basada en el grupo es responsable de comportamientos complejos tales como la asignaci n de recursos. En un estudio realizado con 50 cucarachas, se pusieron tres refugios con capacidad para 40 insectos en cada uno, los insectos se agruparon en dos refugios, 25 en cada uno, dejando vac o el tercero. Si la capacidad de los refugios se aumentaba hasta m s de 50 cucarachas por refugio, todas se met an en un mismo refugio. Los investigadores encontraron un equilibrio entre cooperaci n y competencia en el comportamiento de toma de decisi n colectiva de las cucarachas. Los modelos utilizados en esta investigaci n tambi n pueden explicar la din mica de grupo de otros insectos y animales. Las cucarachas parecen utilizar dos informaciones para decidir ad nde ir, el grado de oscuridad que tiene el lugar y la cantidad de individuos que caben. Cuando las cucarachas perciben que hay demasiadas en un lugar, deciden de forma colectiva hacia d nde deben trasladarse, aunque sea un lugar con m s luz. Comportamiento social. Las cucarachas alemanas muestran un comportamiento gregario diferente cuando son criadas de forma aislada a cuando son criadas en grupo. En un estudio realizado, las cucarachas que se criaron de forma aislada eran menos propensas a abandonar sus refugios y a explorar, pasaban menos tiempo comiendo, interactuando con otras cucarachas y les tomaba m s tiempo reconocer a las hembras receptivas. Debido a que estos cambios se produjeron en varios contextos, se pudo llegar a la conclusi n de que es un s ndrome de comportamiento. Estos efectos pueden estar dados por la reducci n de las tasas metab licas y de desarrollo en los individuos aislados o por el hecho de que los individuos aislados no tuvieron un per odo de entrenamiento que les permitiera aprender acerca de lo que los otros pod an hacer a trav s de sus antenas. Las cucarachas americanas parecen tener comportamientos constantemente diferentes en lo que respecta a la forma en que buscan refugio. Adem s, la personalidad de grupo no es simplemente la suma de decisiones individuales, sino que refleja la conformidad y la toma de decisiones colectivas. Las cucarachas alemanas y americanas tienen una elaborada estructura social, se alizaci n qu mica y caracter sticas de vivir en grupo. Es por ello que se puede decir que las cucarachas que viven en las casas se caracterizan por tener un refugio com n, traslapar generaciones, ausencia de especializaci n de tareas, altos niveles de dependencia social, lugar de forrajeo central, transferencia de informaci n social, reconocimiento de parientes y una estructura meta-demogr fica. Sonidos. Algunas especies hacen un ruido silbante, mientras que otras emiten un chirrido. La cucaracha silbante de Madagascar produce su sonido a trav s de los espir culos modificados que tiene en el cuarto segmento abdominal.

Blattodea - Wikipedia, la enciclopedia libre

Son capaces de producir varios silbidos diferentes, incluyendo perturbaci n de sonidos producidos por los adultos y las ninfas grandes y sonidos agresivos producidos por los machos adultos durante el cortejo y la copulaci n. La henschoutedenia epilamproides por ejemplo: tiene un rgano estridulador entre el t rax y el abdomen, pero no se sabe con qu prop sito emite el sonido. Varias especies australianas practican de un comportamiento ac stico com n y vibraciones durante el cortejo. Se han observado cucarachas que producen siseos y silbidos cuando pasa aire a trav s de los espir culos. Adem s, ante la presencia de una pareja potencial, algunas cucarachas tocan el sustrato de forma r tmica y repetitiva youtubemusic.club/p/igrovye-avtomaty-b-u-novomatik. Adem s, ante la presencia de una pareja potencial, algunas cucarachas tocan el sustrato de forma r tmica y repetitiva. Las se ales ac sticas pueden ser de mayor prevalencia entre las especies trepadoras, en particular, las que viven en la vegetaci n baja en las zonas tropicales de Australia. Tracto digestivo. Las cucarachas son generalmente omn voras. La cucaracha americana (Periplaneta americana) se alimenta de una gran variedad de alimentos, incluyendo pan, frutas, cuero, el pegamento que se encuentra en las encuadernaciones de los libros, papel, pegamento, escamas de la piel, el pelo, los insectos muertos y de ropa sucia. Muchas especies de cucarachas albergan protozoos y bacterias simbi ticas en sus intestinos que son capaces de digerir la celulosa. En muchas especies, estos simbiontes pueden ser esenciales si el insecto utiliza la celulosa, sin embargo, algunas especies secretan celulosa en su saliva y la cucaracha que se alimenta de la madera como por ejemplo la Panesthia cribrata, es capaz de sobrevivir indefinidamente con una dieta de celulosa cristalizada libre de microorganismos. La similitud de estos simbiontes en el g nero Cryptocercus con los de las termitas son tales que se ha sugerido que estas cucarachas est n m s estrechamente relacionadas con las termitas que con otras cucarachas y estudios recientes apoyan firmemente esta hip tesis de su relaci n. Todas las especies estudiadas hasta ahora tienen la bacteria endosimbi tica mutualista Blattabacterium, con la excepci n de la nocticola australiensise, una especie cavern cola australiana sin ojos, pigmento o alas, que los estudios gen ticos recientes indican que es una cucaracha muy primitiva. Se cre a que las cinco familias de cucarachas eran descendientes de un ancestro com n que estaba infectado con B. cuenoti. Puede ser que la nocticola australiensise posteriormente perdiera sus simbiontes o alternativamente, habr que reexaminar esta hip tesis. Tr queas y respiraci n. Al igual que otros insectos, las cucarachas respiran a trav s de un sistema de tubos llamados tr queas que est n unidos a orificios llamados espir culos en todos los segmentos del cuerpo. Cuando el nivel de di xido de carbono en el insecto es lo suficientemente alto, las v lvulas en los espir culos se abren expulsando el di xido de carbono y se absorbe el ox geno. El sistema traqueal conduce el aire directamente hasta las c lulas, permitiendo el intercambio gaseoso. Aunque las cucarachas no tienen pulmones como los vertebrados y pueden seguir respirando si pierden la cabeza, en algunas especies muy grandes, la musculatura del cuerpo puede contraerse r tmicamente para forzar el movimiento del aire hacia adentro y hacia fuera de los espir culos, lo cual puede considerarse una forma de respiraci n. Reproducci n. Las cucarachas utilizan feromonas para atraer a sus parejas y los machos practican rituales de cortejo como la postura y el chirrido. Al igual que muchos insectos, las cucarachas se aparean de espaldas a su pareja para que los genitales entren en contacto y la copulaci n pueda ser prolongada. Unas pocas especies son conocidas por ser partenogen ticas ya que se reproducen sin necesidad de machos. Las cucarachas hembras en ocasiones llevan los sacos de huevos (ooteca) en el extremo de su abdomen; la cucaracha alemana pone alrededor de 30 a 40 huevos largos y delgados en un ooteca. La c psula cae antes de la eclosi n, aunque pocas vecen las cr as sobreviven. La c psula de huevos puede tardar m s de cinco horas para desprenderse y es inicialmente de color blanco brillante. Los huevos son incubados por la presi n combinada que ejercen las cr as para tomar aire. Las cr as son inicialmente ninfas blancas brillantes y contin an creciendo con el aire que toman hasta que adquieren m s dureza y un color m s oscuro en unas cuatro horas. Su etapa blanca despu s de la eclosi n es transitoria y luego, cuando la muda termina, se puede determinar si la cucaracha es albina. El desarrollo de los huevos para que se vuelvan adultos necesita de tres a cuatro meses. Las cucarachas viven hasta un a o y la hembra puede producir hasta ocho ootecas de huevos en la vida; en condiciones favorables, una cucaracha puede tener de 300 a 400 descendientes. Otras especies de cucarachas, sin embargo, pueden producir muchos m s huevos, habiendo casos en que la hembra se aparea s lo una vez y es capaz de poner huevos durante toda su vida. La hembra generalmente adhiere la ooteca a un sustrato, lo inserta en una grieta que le proporcione protecci n o lo lleva en su abdomen hasta el momento justo antes de la eclosi n. Algunas especies, sin embargo, son ovoviv paras, como la Diploptera, que mantiene los huevos en el interior de su cuerpo con o sin cubierta, hasta que eclosionan. Las cucarachas tienen metamorfosis incompleta, lo que significa que las ninfas son generalmente similares a los adultos, con excepci n de las alas no desarrolladas y los rganos genitales. El desarrollo es generalmente lento y puede tardar desde unos meses hasta m s de un a o. Los adultos tambi n tienen una esperanza de vida larga y hay ejemplares que han sobrevivido hasta cuatro a os en los laboratorio. Robustez. Las cucarachas est n entre los insectos m s resistentes del planeta. Algunas especies son capaces de permanecer activas durante un mes sin comer y pueden sobrevivir con recursos limitados tales como el pegamento de la parte posterior de los sellos de correos. Algunas cucarachas pueden estar sin aire durante 45 minutos. En experimentos de laboratorio la cucaracha japonesa (Periplaneta japonica) ninfa fue capaz de sobrevivir durante doce horas a temperatura de -5 ° C a -8 ° C. Experimentos realizados con cucarachas decapitadas de varias especies mostraron que una gran variedad de funcionalidad conductual se mantuvo, en particular, la ausencia de choque y el comportamiento de escape, aunque otros insectos tambi n son capaces de sobrevivir a la decapitaci n los resultados de las cucarachas son realmente incre bles. La cabeza cortada de una cucaracha es capaz de sobrevivir y agitar sus antenas por varias horas o m s tiempo cuando se refrigera y tiene los nutrientes requeridos. En caso de una guerra nuclear, es posible que las cucarachas sean uno de los pocos seres vivos que queden en la Tierra ya que tienen una resistencia de radiaci n mucho m s alta que los vertebrados. Sin embargo, no son excepcionalmente resistentes a la radiaci n en comparaci n con otros insectos tales como la mosca de la fruta. Que la capacidad de la cucaracha de soportar la radiaci n mejor que la de los seres humanos se puede explicar a trav s del ciclo celular. Las c lulas son m s vulnerables a los efectos de la radiaci n durante la divisi n. Las c lulas de una cucaracha s lo se dividen una vez cada vez que muda, que es semanal, al menos en una cucaracha joven. Dado que no todas las cucarachas mudan al mismo tiempo, muchas no se ver an afectadas por una r faga de radiaci n aguda, pero una persistente lluvia radiactiva podr a ser perjudicial. Relaci n . Investigaci n y educaci n. Debido a su facilidad de reproducci n y resistencia, las cucarachas se han utilizado en investigaciones de laboratorio, sobre todo en los campos de la neurobiolog a, fisiolog a de la reproducci n y el comportamiento social. La cucaracha es un buen insecto para estudiar ya que es grande y se puede desarrollar f cilmente en un laboratorio. Esto hace que sea adecuado tanto para las investigaciones en las escuelas y estudios m s especializados como el de licenciatura en biolog a. La cucaracha puede ser utilizada en los experimentos sobre temas tales como el aprendizaje, las feromonas sexuales, orientaci n espacial, agresi n, los ritmos de actividad del reloj biol gico y la ecolog a del comportamiento. Plagas. Las Blattodea o cucarachas, incluyen miles de especies y de ellas, una treintena interact an con los seres humanos. Se alimentan de la alimentaci n humana y animal y pueden dejar un olor f tido a su paso. Pasivamente pueden transportar microbios pat genos en sus superficies corporales, sobre todo, en entornos tales como hospitales. Algunas especies de cucarachas est n vinculadas con las reacciones al rgicas en los seres humanos. Una de las prote nas que normalmente portan y de las que desencadena reacciones al rgicas es la tropomiosina, las cuales tambi n est n vinculadas con el asma. Control. Muchos remedios han sido utilizados sin o con poco xito para controlar las principales especies de cucarachas que afectan al hombre ya que son resistentes y de r pida reproducci n. Los qu micos del hogar como el bicarbonato de sodio es uno de los ejemplos m s cl sicos y aunque se ha utilizado bastante a lo largo de la historia no existen evidencias de su efectividad. Por su parte algunas plantas de jard n como la bahia, la hierba gatera, la menta, el pepino y el ajo, se han calificado como repelentes. Cebos envenenados que contienen hidrametiln n o fipronil y polvo de cido b rico son otras de las opciones eficaces para matar a las cucarachas adultas. Cebos con los asesinos de huevo tambi n son muy eficaces en la reducci n de la poblaci n de cucarachas. Alternativamente, insecticidas que contienen deltametrina o piretrina son muy populares tambi n. En Singapur y Malasia, los taxistas utilizan hojas de pandano para repeler cucarachas en sus veh culos. Pocos par sitos y depredadores son eficaces para el control biol gico de las cucarachas. Avispas parasitoides tales como la avispa Ampulex, pica los ganglios nerviosos en el t rax de la cucaracha y la paraliza temporalmente, lo que le permite a la avispa picar el cerebro de su v ctima y dejarla en un estado vegetativo. La avispa inserta sus antenas con sus mand bulas y bebe un poco de hemolinfa de la cucaracha antes de arrastrarla a una madriguera para luego depositar sus huevos en el interior tor cico de la v ctima. La larva de la avispa se alimenta de la cucaracha hasta que la mata al concluir su ciclo de desarrollo. Las cucarachas pueden quedar atrapadas en un frasco alto que tenga los lados lisos si se le coloca dentro un cebo de alimentos colocado de modo tal que pueden llegar a la abertura. Por ejemplo, colocar una rampa con una tarjeta o una rama en el exterior del frasco. Una pulgada o menos de agua o cerveza rancia (atrae a las cucarachas) en el frasco se puede utilizar para ahogar a cualquier insecto que caiga en un recipiente. Este m todo es efectivo para la cucaracha americana, pero en menor medida para la cucaracha alemana. Conservaci n. Aunque una peque a minor a de las cucarachas est n relacionadas con h bitats humanos y muchas personas las consideran animales repugnantes, algunas especies son de inter s para la conservaci n. La cucaracha de palo de Lord Howe Island (Panesthia lata) est catalogado como en peligro de extinci n por el Comit Cient fico de Nueva Gales del Sur, pero puede estar extinguida en Lord Howe Island. La introducci n de ratas, la propagaci n de pasto de rodas (Chloris gayana) y los incendios, son las posibles causas de su escasez. Dos especies est n actualmente en peligro de extinci n y en peligro cr tico en la Lista Roja de la UICN, Delosia ornata y Cocticola gerlachi. Ambas cucarachas tienen una distribuci n restringida y est n amenazadas por la p rdida de h bitat y la subida del nivel del mar. Se ten an identificados s lo 600 ejemplares adultos y 300 ninfas de Delosia ornata y est n amenazados por el desarrollo hotelero. No se han tomado medidas para salvar estas dos especies de cucarachas, pero la protecci n de sus h bitats naturales puede evitar su extinci n. En la antigua Uni n Sovi tica, las poblaciones de cucarachas han ido disminuyendo a un ritmo alarmante, lo cual puede seguir aumentando en funci n del acelerado desarrollo humano de los ltimos tiempos en la regi n. En la a su larga asociaci n con los seres humanos, las cucarachas aparecen con frecuencia en la cultura popular. En la cultura occidental, las cucarachas se representan a menudo como plagas sucias. En un diario de 1750 a 1752, Pehr Osbeck not que las cucarachas encontraban el camino a las panader as despu s de que el velero Gotemburgo encallara y fuera destruido por las rocas. Las cucarachas eran conocidas y consideradas repulsivas ya desde la antig edad, pese a esto algunos le encontraron valores en la medicina tradicional. Un insecto nombrado en “ ” en la antigua Grecias ( “Silphe”) se ha identificado con la cucaracha y aparece en varios escritos de los m s prominentes pensadores de la poca. Se menciona por Arist teles, diciendo que se despoja de su piel; se describe como de mal olor en Paz la obra de Arist fanes; Euenus llam una plaga de colecciones de libros. Virgilio llam a la cucaracha Luc fuga (que evita la luz). Plinio el Viejo coloc el t rmino Blatta en varios medicamentos ya que describ a al insecto como repugnante y que buscaba los rincones oscuros para evitar la luz. Diosc rides registr el uso de la “Silphe”, molida con aceite como un remedio para el dolor de o dos. Lafcadio Hearn (1850-1904) dec a que el t de cucaracha era bueno para el t tano, aunque no sab a la cantidad que se necesitaba para hacerlo y que la fe en este remedio era muy fuerte entre la poblaci n estadounidense de Nueva Orleans. Otros escritos plantean que se puede utilizar un cataplasma de cucarachas hervidas sobre las heridas para acelerar su curaci n. Dec a, adem s, que las cucarachas se com an fritas con ajo para tratar la indigesti n. Varias especies de cucarachas tales como Blaptica dubia, son criadas como alimento para animales insect voros. Unas pocas especies de cucarachas son criadas como animales de compa a, siendo la m s com n la cucaracha gigante de Madagascar, Gromphadorhina portentosa. Las cucarachas se han utilizado en pruebas espaciales. Una cucaracha con el nombre de Nadezhda fue enviada al espacio por cient ficos rusos durante la prueba de Foton-M, convirti ndose en el primer animal terrestre en dar a luz en el espacio.

Restaurang La Cucaracha

La novela sat rica de Donald Harington The Cockroaches of Stay More (Harcourt, 1989) imagina una comunidad de cucarachas en la ciudad m tica de Ozark, donde los insectos llevan el nombre de sus hom logos humanos. Madonna dijo, “Soy una sobreviviente. Soy como una cucaracha, no puedes simplemente deshacerte de m ”. Una leyenda urbana sostiene que las cucarachas son inmortales. ¡IMPORTANTE! Blattodea (Redirigido desde «Cucaracha») «Cucaracha» redirige aqu выскакивает реклама в браузере казино вулкан. ¡IMPORTANTE! Blattodea (Redirigido desde «Cucaracha») «Cucaracha» redirige aqu . Para otras acepciones de dicho t rmino, v ase Cucaracha (desambiguaci n).   Cucarachas eid s, «que tiene aspecto de»), conocidos tambi n como cucarachas, baratas, 1 ​ son un orden de insectoshemimet bolos pauromet bolos de cuerpo aplanado, que miden entre 3 cm a 7,5 cm. Incluye tambi n a las termitas, infraorden Isoptera. Se conocen m s de 4. 500 especies de cucarachas en cerca de 500 g neros. 2 ​ Hay alrededor de 3. 000 especies de termitas en alrededor de 300 g neros. Las termitas son insectos eusociales que viven en grandes colonias, son de color p lido y cuerpo blando. Las cucarachas, en cambio, no son sociales, aunque algunas tienden a agregarse en grupos y podr an considerarse presociales. Suelen ser de color casta o u oscuro y de cuerpo aplanado. Algunas especies tienen colores llamativos. ndice Cucaracha f sil del Carbon fero de Francia Los primeros f siles parecidos a blatodeos datan del periodo Carbon fero, hace 354–295 millones de a os. Aun as , estos f siles difieren de los blatodeos modernos en que disponen de un largo oviscapto u ovipositor y son los ancestros de los mantodeos as como de las cucarachas actuales. Los primeros f siles de blatodeos modernos con oviscapto interno aparecen al comienzo del Cret cico. Los entom logos agrupan a los Mantodea, Isoptera y Blattodea en un superorden llamado Dictyoptera. Evidencias actuales sugieren que las termitas evolucionaron desde las cucarachas aut nticas. Si esto fuese as , entonces Blattodea excluyendo los is pteros no ser an un grupo monofil tico y los is pteros ser an realmente una familia de cucarachas. Therea petiveriana Su cuerpo es ovalado y aplanado. La cabeza peque a suele estar protegida por un pronoto en forma de escudo. Sus antenas son filiformes, sus ojos compuestos son peque os, las patas largas, aplanadas y espinosas, y las piezas bucales masticadoras. Tiene dos pares de alas, de ellos las alas del par posterior que son grandes y membranosas est n cubiertas y protegidas por las alas anteriores que son m s peque as y est n esclerotizadas. Presentan un par de cercos laterales en el extremo del abdomen. : La cucaracha com n ( Blatta orientalis), tambi n conocida como cucaracha negra u oriental, llega a medir 3,5 cm de largo. El macho tiene alas cortas y no vuela; la hembra carece de alas. Se nutre de gran variedad de alimentos. La cucaracha m s grande descrita hasta ahora proviene de Australia, la cucaracha rinoceronte, que puede crecer hasta 9 cm de largo y pesar m s de 30 gramos. Comparable en tama o es la cucaracha gigante Blaberus giganteus que tiene una longitud similar, pero no es tan pesada. Las cucarachas se encuentran entre los animales m s resistentes del planeta, algunas especies son capaces de mantenerse activas durante un mes sin comida o siendo capaces de sobrevivir con recursos limitados, por ejemplo ingiriendo nicamente cola de sellos. 5 ​ Algunas pueden vivir sin aire durante 45 minutos o ralentizar los latidos del coraz n. Ooteca de Existe la creencia popular o leyenda urbana de que las cucarachas repoblar n la Tierra si la humanidad se autodestruyera a causa de una guerra nuclear. Las cucarachas tienen una mayor resistencia a las radiaciones que los vertebrados, con una dosis letal entre 6 y 15 veces mayor que los humanos. Aun as , no son excepcionalmente resistentes a las radiaciones en comparaci n a otros insectos como la mosca de la fruta. La capacidad de soportar mejor las radiaciones que los humanos se puede explicar en t rminos de ciclo celular. Las c lulas son m s vulnerables a los efectos de la radiaci n cuando se est n dividiendo. Las c lulas de la cucaracha se dividen s lo una vez cuando se encuentran en cada ciclo de muda, lo cual pasa semanalmente en cucarachas j venes. Las c lulas del animal tardan 48 horas para completar un ciclo, lo que dejar a bastante tiempo a la radiaci n para afectarlas, pero no todas las cucarachas lo har an al mismo tiempo. Eso significa que habr a no afectadas por la radiaci n y que por lo tanto sobrevivir an, al menos inicialmente. Las cucarachas, como todos los insectos, respiran a trav s de un sistema de tubos llamados tr queas. Las tr queas de insectos se abren al exterior a trav s de los espir culos, excepto la cabeza. As , todos los insectos, incluyendo las cucarachas, pueden respirar sin la cabeza. Las v lvulas se abren cuando el CO 2 en el insecto llega a un nivel alto; entonces el CO 2 se difunde fuera de las tr queas en el exterior y entra aire fresco oxigenado. El sistema traqueal lleva el aire directamente a las c lulas bifurc ndose continuamente como un rbol hasta que sus traqueolas de cut cula m s finas est n asociados con cada c lula, permitiendo que el ox geno gaseoso se disuelva en el citoplasma al otro lado de la cut cula fina de la traqueola. El CO 2 se difunde desde las c lulas hacia la traqueola. En algunos insectos muy grandes el proceso de difusi n pasiva es insuficiente para proporcionar ox geno con el flujo id neo y la musculatura del cuerpo se puede contraer r tmicamente para forzar la entrada de aire en los espir culos. La hembra realiza la puesta de huevecillos externamente en una ooteca oblongada, aunque hay una especie, 9 ​ Las cucarachas hembras a menudo llevan estuches, llamados ootecas, donde est n los huevos al extremo del abdomen. La ooteca de la cucaracha germ nica contiene entre 30–40 huevos, largos y delgados. Las ninfas surgen de los huevos por la presi n combinada de las ninfas que tragan aire, y son inicialmente de color blanco brillante, se endurecen y oscurecen en aproximadamente cuatro horas. Su etapa blanca es transitoria mientras salen y la posterior muda ha llevado a muchas personas a afirmar haber visto cucarachas albinas. B. germanica lleva una ooteca que contiene en torno a 40 huevos. Deja caer la c psula antes de que salgan las ninfas. El desarrollo desde huevos hasta adultos dura entre 3 y 4 meses. Las cucarachas pueden llegar a vivir un a o. La hembra puede producir hasta ocho ootecas a lo largo de su ciclo reproductor; en condiciones favorables, puede producir entre 300 y 400 descendientes. Otras especies de cucarachas, sin embargo, pueden producir un n mero extremadamente alto de huevos en su vida y necesitar nada m s que una sola c pula. ( Las cucarachas han mostrado conductas emergentes. Un estudio de la Universidad de Florida muestra que las cucarachas dejan rastros qu micos en su excremento. Otras cucarachas siguen estos rastros para descubrir fuentes de comida y de agua, y tambi n para descubrir d nde est n escondidas. La investigaci n ha mostrado que la toma de decisiones basada en el grupo es responsable de m s comportamientos complejos como la asignaci n de recursos. En un estudio donde 50 individuos se pon an en un plato con tres refugios con capacidad para 40 insectos en cada uno, los insectos se agrupaban en dos refugios con 25 insectos, dejando vac o el tercero. Si la capacidad de los refugios se aumentaba hasta m s de 50 cucarachas por refugio, todas se met an en el mismo refugio. Los investigadores encontraron un equilibrio entre cooperaci n y competencia en el comportamiento de toma de decisi n colectiva de las cucarachas. Los modelos utilizados en esta investigaci n tambi n pueden explicar la din mica de grupo de otros insectos y animales. Otro estudio probaba la hip tesis de que las cucarachas utilizan s lo dos informaciones para decidir d nde esconderse: qu oscuro est y cu ntos de sus amigos est n all . El estudio dirigido por Jos Halloy y colegas en la Universidad Libre de Bruselas y otras instituciones europeas cre un conjunto de peque os robots que eran reconocidos como cong neres por las cucarachas y as manipular su percepci n de masa cr tica. Aparte, investigadores de la Universidad de Tohoku hicieron un experimento de condicionamiento con cucarachas y descubrieron que los insectos asociaban el olor de la vainilla y la menta con el az car. Las cucarachas son eminentemente nocturnas y normalmente fotof bicas, por lo que corren cuando se exponen a la luz. De forma excepcional la cucaracha oriental es atra da por la luz. Una cucaracha arbustiva. Las cucarachas viven en una amplia diversidad de ambientes. Las especies de plagas de cucarachas se adaptan inmediatamente a una variedad de ambientes, pero prefieren las condiciones c lidas dentro de los edificios. Muchas especies tropicales prefieren ambientes incluso m s c lidos y h medos y no infestan la mayor a de casas. Se calcula que aproximadamente s lo 20 especies de cucarachas de entre las 3. 500 especies descritas pueden molestar al ser humano. Entomolog a aplicada editar Riesgos sanitarios editar Un estudio nacional en los EE.  UU. (2005) en factores que predisponen al asma en estudios infantiles en el interior de las ciudades demostraba que los al rgenos provenientes de cucarachas parecen empeorar los s ntomas de asma m s que otros factores conocidos. Este estudio, financiado por el Instituto Nacional de Ciencias de Salud Medioambientales (NIEHS) y el Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Contagiosas (NIAID), es el primer estudio a gran escala para clasificar factores de asma seg n la severidad. Adicionalmente, un estudio de b squeda de 2005, patrocinado por la Asociaci n de Gesti n de Plagas Nacional (NPMA), muestra una disparidad en el conocimiento de propietarios de domicilios sobre este v nculo. S lo un 10% de los propietarios encuestados en los EE.  UU. perciben que las cucarachas son una amenaza para la salud de su familia. Controles de plagas editar Preventivo y biorracional editar Hay diversos par sitos y depredadores de las cucarachas, pero pocos de stos han resultado altamente efectivos con las cucarachas para el control biol gico. Las avispas paras ticas de la familia Evaniidae son insectos depredadores que atacan a las ootecas. Las avispas de la familia Ampulicidae son depredadores de cucarachas adultas y ninfas (por ejemplo Ampulex compressa). La lagartija, el gorri n com n y el ciempi s son probablemente depredadores efectivos de cucarachas, pero en el caso de este ltimo las personas encuentran inaceptable su presencia en sus domicilios. Las medidas preventivas incluyen mantener los alimentos almacenados en contenedores estancos, cubos de la basura que tengan una tapa herm tica, la limpieza frecuente y escrupulosa de la cocina y aspiraciones regulares. Tambi n se tendr an que reparar potenciales escapes de agua, como grifos que gotean. Es tambi n necesario sellar cualquier posible punto de entrada: los z calos, as tambi n agujeros entre armarios de la cocina, tubos, las ventanas y las puertas con un poco de lana de acero o red de cobre y un poco de cemento, masilla o silicona. S lo en aquellos casos en que no se ha cumplido alguna de estas medidas preventivas se puede producir la infestaci n. Una vez que se instaura una infestaci n de cucarachas, se puede aliviar el problema con el control qu mico. No obstante el an lisis de las causas y la adopci n de medidas correctoras pueden reducir el riesgo de re-infestaci n. Insecticidas (imiprotrina), las estaciones de cebos que contienen hielos en base de hidrametilnona o fipronil o de otros biocidas, as como las p lvoras de cido b rico, son t xicas para las cucarachas. Los cebos con ovicidas son tambi n bastante eficaces para el control de una poblaci n de cucarachas. Adicionalmente composiciones de deltametrina son muy efectivas. Disminuir la temperatura del h bitat cerca del punto de congelaci n puede esterilizar la mayor a de los huevos. Este m todo puede ser pr ctico en casas rurales, pero es altamente impracticable en ciudades. En Asia, los propietarios de coches usan hojas de pandanus como repelente natural para cucarachas en sus veh culos. La lavanda en ramas o saquitos en los sitios por donde salen las cucarachas, suele alejar a estos insectos.
24